"Desde que se instaló el sistema de gestión Auriga trabajamos más relajadas, no tenemos que estar lanzando los servicios porque el sistema lo hace automáticamente. Después de varias horas al frente de una central, todo esto se nota. Los clientes no se quejan por la tardanza de sus vehículos y en caso de reclamación siempre podemos consultar los servicios realizados, ya que todo queda recogido en un histórico. Para nosotras ha significado ganar en calidad de trabajo. Muchas veces pensamos cómo pudimos estar tanto tiempo sin Auriga".